Instalar disco SSD en iMac 27″ Late 2009

Recientemente he cambiado el disco duro original de mi iMac por un SSD, y como no es lo mismo contarlo que vivirlo, quiero compartir con vosotros los pasos que he dado para que los indecisos se animen. La pena es que apenas hice fotos, pero la operación es sencilla.

Lo primero, la víctima:

  • iMac 27″ Late 2009
  • Core i5 2,66GHz
  • 4GB DDR3
  • ATi HD4850
  • 1TB Seagate

Imagen enviada

Y lo segundo, el juguete:

  • OCZ Vertex 2 120GB SATA-II

Imagen enviada

Material necesario:

  • Ventosas de los chinos (2)
  • Clips de papelería (2)
  • Destornilladores Torx
  • Destornillador de estrella
  • Resistencia de 470 omhios (o una sonda de temperatura de Superdrive)
  • Un poco de paciencia y muchas ganas :lol:

Pasos:

Lo primero es acondicionar una habitación libre de polvo. Aconsejo elegir una habitación fácil de limpiar, con pocos muebles/figuritas, y retirar el polvo uno o dos días seguidos. Después esperar algunas horas a que el polvo del ambiente se vuelva a posar antes de empezar la operación. Disponer también de una toalla o tela grande, que no suelte pelusas, donde dejar el cristal protector y la pantalla cuando los saquemos.

Sacando el cristal protector

  • Pegar las ventosas en las esquinas superiores del cristal protector.
  • Tirar de una esquina con decisión. El cristal sale muy fácil.

Para esto utilicé los típicos ganchos con ventosas para colgar trapos de cocina. De hecho ni siquiera compré nuevos, usé unos que llevan en los azulejos de mi cocina lo menos 5 años. Cualquier ventosa por cutre que sea nos servirá. Si no tienes nada en casa pásate por una tienda de chinos.

Imagen enviada Imagen enviada

Sacando la pantalla

  • Usar el destornillador Torx para sacar los tornillos. Lleva 4 a la izquierda, y otros 4 a la derecha.
  • Una vez retirados los 8 tornillos, deformar los clips de papelería para que nos sirvan de gancho. Usadlos en las esquinas superiores para abatir un poco la pantalla, pero ¡cuidado!, que lleva 4 cintas de datos por detrás con muy poco margen de cable.
  • Soltad las 4 cintas con cuidado, empezando por la que está arriba a la izquierda, que es la más corta. Una vez retirada esa, tendremos más espacio para abatir un poco más la pantalla y manipular el resto.
  • La cinta más grande, la que está más a la derecha, lleva unas pestañas metálicas a los lados que debeis presionar para sacarla. El resto de cintas salen simplemente tirando.
  • Con las 4 cintas sueltas podemos retirar la pantalla. Cuidado que pesa. Procurad agarrarla solo del marco, así nos evitaremos tener que limpiar huellas después.

Es bastante recomendable que el destornillador esté imantado. Si no lo está, podemos imantarlo temporalmente pasándolo por alguno de los imanes que tiene el iMac en el marco. Deberemos hacerlo por cada tornillo para que funcione. También os voy a recomendar hacer esta operación con el iMac tumbado, ya que si se os escapa un tornillo evitaréis que caiga dentro como me pasó a mí.

Imagen enviada Imagen enviada

Soltando el disco duro

  • El disco duro va fijado a un soporte con gomas para reducir las vibraciones. Primero soltamos el soporte con el destornillador Torx. Solo hay que retirar los dos tornillos superiores.
  • Soltamos todas las conexiones (3 cables: datos, alimentación y sonda de temperatura) y sacamos el disco.
  • Debemos quitar el soporte del disco duro antiguo para ponérselo al SSD. En este caso debemos retirar tanto la barra superior que hemos desatornillado antes, como los dos pivotes de abajo que encajan en los huecos del iMac.
  • Atornillamos el soporte al SSD y atornillamos el conjunto de vuelta en el iMac.

De este proceso no tengo fotos, pero es muy sencillo. Eso sí, hay que tener en cuenta un detalle. La mayor parte de los discos SSD son de 2,5″, por lo que necesitaremos un adaptador a 3,5″. La buena noticia es que éste suele venir incluído con el propio SSD. La mala es que probablemente no nos valga para el iMac. En el caso del OCZ Vertex 2, el adaptador tiene dos problemas: es demasiado corto, y utiliza una tornillería diferente. Esto me dio bastantes problemas a la hora de instalarle el soporte para discos duros del iMac. Al final lo apañé porque tenía tornillería de sobra en casa, pero en vuestro caso os aconsejo comprar un adaptador de 3,5″ que tenga la misma longitud que un disco mecánico de 3,5″ corriente, y que utilice su misma tornillería.

Imagen enviada Imagen enviada

Apañando la sonda de temperatura

  • Soltar el conector de temperatura del disco duro original.
  • Introducir la resistencia de 470 ohmios en los pines del conector.
  • Cubrir resistencia y conector con cinta aislante para que ni se salga, ni pueda hacer contacto con ninguna otra parte metálica.

La dichosa sonda de temperatura suele ser lo que más dudas genera. La sonda de temperatura no va pegada a la superficie del disco duro como muchos pensarán, sino que está dentro del propio disco duro y se lee a través de unos pines de servicio del disco. Es decir, no tenemos una sonda RTD normal que podemos despegar y volver a pegar sobre el SSD, sino que nos encontraremos con un conector. ¿Y qué hacemos con él? Si lo dejamos suelto el ventilador del HD se pondrá a la máxima velocidad, así que deberemos apañarlo. Hay gente que ha conseguido una sonda de temperatura de SuperDrive y la ha puesto en su lugar, pero son difíciles de encontrar. Yo he preferido puentearlo con una resistencia de 470 ohmnios. De esta manera se obtiene una lectura constante de 30ºC y el ventilador se mantiene a su velocidad mínima. Los discos SSD no se calientan así que realmente no necesitan ventilación alguna.

Imagen enviada Imagen enviada

Cerrando el iMac

  • Volver a colocar la pantalla en su lugar y conectar las 4 cintas de datos.
  • Atornillar la pantalla. Para esto nos puede venir bien ayudarnos de un segundo destornillador para guiar el tornillo, ya que los imanes del marco los atraen por mucho que tengamos el destornillador imantado.
  • Limpiar la pantalla interior y la parte trasera del cristal protector con un trapo para que no quede polvo atrapado.
  • Colocar el cristal protector en su sitio.

 

Video del proceso:

El video no es mio, pero es muy ilustrativo. Es el que más me gusta de todos los que he encontrado, aunque no explica nada bien la parte de la sonda de temperatura. Pero todo lo demás está fantástico:

 

Resultados:

Como se suele decir, una imagen vale más que mil palabras:

Imagen enviada

  • Tiempo de carga de OS X Lion 10.7.0: 4 segundos (presionando ALT al arranque, cronometrado desde que elijo la partición de arranque hasta que tengo el escritorio delante)
  • Tiempo de carga de Photoshop CS4: 2 segundos
  • Tiempo de carga de OpenOffice: 2 segundos
  • Tiempo de carga de Firefox, Safari, SparrowMail, Skype, Spotify, etc: menos de 1 segundo (casi instantáneo)

Ni que decir tiene que el ordenador ha cambiado completamente. Si antes iba rápido, ahora es una bala. Desde luego estoy encantado con el cambio, y recomiendo a todos los intrépidos que lo prueben.

Y para los que estén preocupados por la invalidación de la garantía, una de cal y otra de arena: el disco duro no es parte reemplazable por el usuario y Apple podría anular la garantía del equipo entero por manipulación no autorizada. Peeeeero, no hay ningún precinto interior y la operación en el fondo es tan sencilla que es 100% reversible. Yo he guardado el disco original de 1TB sin tocar, y así se quedará por si acaso.

Espero que esta guía os sirva a aquellos que estábais en dudas. ¡Ánimo! ;)

Un pensamiento en “Instalar disco SSD en iMac 27″ Late 2009

  1. Muy buena explicación. Lo único que no me queda claro es en el apartado del sensor de la temperatura. ¿La resistencia de 470 Ohmios debe de ser de 1/4 (un cuarto de watio), de1/2 (medio watio) o de 1 watio? Todo lo demás me ha quedado muy claro y en este momento lo estoy poniendo en práctica todo lo explicado. Muchas gracias por el aporte. Gracias Axelko.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *